RESULTADOS

 

Resumen comparativo de los hallazgos cualitativos

Distritos satisfechos, independientes e indiferentes

Los habitantes de los distritos 4 y 11 coinciden sorprendentemente en casi todas las áreas evaluadas, ya que ambos distritos perciben que sus necesidades humanas fundamentales se encuentran en su mayoría satisfechas. Sin embargo, sus habitantes dependen en menor medida – en comparación con el distrito 12 - de los servicios públicos, como ser: salud, educación, transporte y áreas verdes.

Así mismo, estos distritos coinciden en las áreas de insatisfacción, dando para ello los niveles más altos de descontento por la poca o insuficiente gestión de actividades de carácter social y a la escasa 76 infraestructura destinada a éstas. Por otro lado, llama la atención el bajo nivel de convocatoria existente en estos distritos en actividades de interés vecinal.

Distrito insatisfecho, dependiente y participativo

El distrito 12 cuenta con el mayor número de habitantes insatisfechos. El porcentaje de habitantes satisfechos no supera a la mayoría. Es considerado como el distrito que utiliza con más frecuencia los servicios públicos en comparación a los servicios privados, como ser: salud, educación, transporte y áreas verdes. Dependen en mayor medida de estos servicios y al mismo tiempo los consideran como insuficientes y / o ineficaces a la hora de satisfacer sus demandas. También afirman que las actividades y lugares de esparcimientos sociales, son escasos. Otra característica de este distrito es su capacidad de organizarse para realizar actividades en beneficio de todos.

Indicadores cuantitativos

 

Matriz comparativa (cuantitativa + cualitativa)

 

Planificación urbana cruceña

Se constató a partir de la investigación que el GAM de Santa Cruz de la Sierra no cumple con las fases de la planificación urbana determinadas en el PDM para su completa y eficiente puesta en práctica, por lo cual no es posible hablar de una planificación urbana, ya que ésta no existe.

Conclusiones

Relación causa – efecto: planificación urbana sin planes y calidad de vida Como manifiesta (Mejia, 1994, p. 88), la planeación urbana puede constituirse en una herramienta que fomente el desarrollo integral de la persona, ésto de ser una planificación oportuna y eficiente. Lo cual no es el caso de la PUE cruceña, ya que al no cumplir ésta con las fases necesarias y/o los principios básicos para su puesta en marcha, no puede ser considerada como tal. De ahí el título “planificación sin planes”, para explicar el absurdo de una planificación que no cumple con su ciclo vital.

Los bajos niveles de calidad de vida en los tres distritos estudiados son sin duda un efecto de la inexistente planificación urbana en Santa Cruz, ya que no se siguen planes ni a corto o largo plazo que resuelvan las necesidades de los ciudadanos, éstos no lograrán niveles de desarrollo personal adecuados, traducidos en niveles de CV.

Sin embargo, gran parte de la diferencia encontrada en cuanto a los niveles de CV para estos tres distritos responden en algunos casos a elementos de la planificación. Siendo los distritos 4 y 11 los que poseen un porcentaje mayor de desarrollo urbano, éstos obtienen el nivel más alto en calidad de vida, a diferencia del distrito 12, en dónde el número de habitantes satisfechos no alcanzan la mayoría, al mismo tiempo que cuentan con menor desarrollo urbano. Los datos antes mencionados son el resultado de una encuesta aplicada en los distritos 4, 11 y 12 para captar la percepción de los vecinos en cuanto a la satisfacción de sus necesidades humanas fundamentales. Los resultados demostraron una mayor similitud entre los distritos 4 y 11; y marcadas diferencias de ambos con el distrito 12.

De esta manera se establece que los distritos con mayor gestión de planificación urbana – dato elaborado a través del promedio de indicadores objetivos – poseen un elevado nivel de calidad de vida: distritos 4 posee 67,12% de la población satisfecha y el 67,54% de la población para el distrito 11. En cambio, en el distrito 12, el nivel de calidad de vida es medio bajo, ya que sólo el 48,04% se encuentra satisfecho.

Indudablemente los efectos de la PUE de Santa Cruz de la Sierra sobre la CV de sus habitantes es innegable, y es posible observarlo en los distritos con mayor índice de CV (4 y 11), distritos que por su antigüedad fueron favorecidos con mayor cantidad de aciertos en su diseño, productos de la planificación urbana de su tiempo, como ser: la creación de los anillos que mejoran y facilitan el tránsito, el porcentaje estipulados oficialmente para áreas públicas, y otros. Porque si bien la PUE cruceña actualmente es nula no siempre ha sido así, a lo largo de 50 años han existido planes urbanos ejecutados exitosamente.

Por otra parte, llama la atención que a pesar de la alta ejecución de obras de infraestructura y equipamiento, al igual que una mayor disposición de servicios básicos, en los distritos 4 y 11, éstos no alcanzaron un nivel alto de calidad de vida, lo que demuestra que la PUE necesita de planes y de un ejercicio completo para poder satisfacer las necesidades humanas fundamentales de la población.

Relación causa – efecto: a menor planificación, mayor participación

Es importante reconocer que la participación ciudadana en el afán de suplir las carencias de los planes locales, específicamente en el distrito 12, intenta a través del activismo social, generar espacios de desarrollo y bienestar común, además del apoyo necesario para asegurar los resultados de sus demandas sectoriales. Pero al no existir carencias, las personas no ven necesario agruparse - por lo que constituyen la categorización de participantes o vecinos ‘tutti’ explicados anteriormente - lo cual se comprueba en los distritos con mayor desarrollo urbano, como ser: 4 y 11.

Si bien esta participación vecinal que caracteriza a los habitantes del distrito 12 es consecuencia de una deficiente gestión municipal, de ser dirigida estratégicamente podría convertir al distrito en un referente de diseño urbano participativo, donde estos serían los ‘neo – participantes’, por ende entendidos en temas urbanos y comprometidos con el mejoramiento de su distrito y la ciudad.

Cabe destacar que, a pesar de ser el distrito con el mayor porcentaje de vecinos insatisfechos con la actual gestión municipal, los vecinos del distrito 12, estos ‘neo – participantes’ conforman el distrito que ve con más optimismo el futuro, efecto que puede resultar de la gratificación de haber logrado mejorías para su territorio y del sentimiento de apropiación hacía el mismo. Otra de las hipótesis plantea que el haber salido de un entorno menos satisfaciente como es el caso de los migrantes que habitan sobre todo en este distrito, perciben su actual entorno mucho más próspero.

Estas conclusiones e interrogantes evidencian la importancia de la participación de todos los ciudadanos en el diseño de todas las dimensiones de su ciudad, o en el caso contrario, ante la ausencia de este principio de la PU, podría desencadenarse próximamente la revolución urbana ante las contradicciones de la ciudad y las desigualdades e injusticias que suceden en ésta (Sassen, 2010).

Relación causa - efecto: a menor poder de adquisición, menor satisfacción

Otro vínculo interesante es el que se establece entre la capacidad económica y el grado de satisfacción. En este caso los distritos 4 y 11 son los que gozan de una mayor capacidad económica y al mismo tiempo poseen los niveles más altos de calidad de vida. Consecuentemente el distrito 12, posee una menor capacidad económica y una menor calidad de vida.

Es necesario tomar en cuenta que los distritos más satisfechos con los servicios de educación, trasporte y salud, son los que con menos frecuencia los utilizan, esto debido en gran medida a la posibilidad que poseen de optar por servicios privados gracias a su poder adquisitivo y no así, a la calidad del servicio que proporciona el sector público. Esto se comprueba en el distrito 12, quienes utilizan en mayor medida estos servicios y al mismo tiempo son los que menos satisfechos se encuentran.

Juego de palabras: planificACCIÓN urbana

La planificación urbana en Santa Cruz de la Sierra, es entendida como la acción o construcción de obras de infraestructura urbana y equipamiento social – tercera fase de la PU – en vez de un ciclo de trabajo compuesto de cinco fases. Esta percepción parecida entre un concepto y el otro, es vendida y comprada entre el Gobierno Autónomo Municipal, los participantes oficiales y los participantes ‘tutti’, expuestos anteriormente. Los participantes técnicos, están en desacuerdo con esta relación de sinónimos, por motivos expuestos con anterioridad, al igual que los ‘neo – participantes’.

Los distritos con mayores niveles de calidad de vida no alcanzan al 70% de su población, lo que significa que más del 30% no se encuentra satisfecha pese a considerarse como distritos consolidados, debido a los grandes avances urbanos, como ser servicios básicos, infraestructuras y equipamiento además de otros servicios públicos. Esto puede ser producto de una mala interpretación de las necesidades humanas al momento de diseñar la ciudad. Si bien la distribución de espacios destinados a infraestructura social así como su mantenimiento, son tan importantes como los programas de desarrollo humano para los que han sido creados, la necesidad de este último, es expresada reiteradamente por los habitantes de los distritos 4, 11 y 12, quienes en algunos casos poseen la infraestructura o equipamiento requeridos, pero no las herramientas para su aprovechamiento.

Este retraso en la planificación de la ciudad es percibida por los ciudadanos como un pésimo desempeño del gobierno local, dado que no responde a las demandas de la población. Por otra parte llama fuertemente la atención cómo los resultados para los tres distritos indican un mayor déficit en los campos humanos y socio - culturales.

Santa Cruz de la Sierra, tal como otras ciudades globales y no globales, se evidencia encaminada en un modelo de desarrollo insostenible, que amenaza la existencia de la ciudad, ergo, de sus habitantes. Es por esto que consideramos que es un huevo podrido, es decir, que se encuentra en la cuarta era de las ciudades.

Un huevo podrido no pasa desapercibido por su olor y apariencia, con el paso del tiempo sigue descomponiéndose, atrae insectos, eventualmente se biodegrada y deja de existir, no sin antes causar malestar a las personas que lo rodean, impregnando un poco de su olor en ellas. Para conocer el estado de putrefacción de esta, sugerimos el uso de la relación causa – efecto entre la planificación urbana y la calidad de vida establecida a lo largo de este trabajo de investigación, ya que los niveles de calidad de vida proporcionan información y relaciones claras, para evaluar los procesos de acción urbana – en lugar de planificación urbana - y al mismo tiempo propone líneas de acción de acuerdo a las necesidades de los habitantes de tres distritos que revelan las dos caras de la ciudad.

Si bien no se consiguió vincular directamente los niveles de planificación urbana con los niveles de calidad de vida, debido a la no existencia del primero, sin embargo la relación entre planificación urbana y calidad de vida fue identificada claramente ya que, al no existir el proceso de planificación urbana, la ciudad de Santa Cruz, no cuenta con la herramienta prescindible para la elaboración y ejecución de planes, programas y/o proyectos que identifiquen y satisfagan de manera oportuna y eficiente las necesidades humanas fundamentales de sus habitantes. Lo cual se percibe en los bajos niveles de CV para los tres distritos.

Por lo cual, a partir del análisis de los resultados obtenidos, el equipo de investigación desarrollará políticas públicas, a ser difundidas estratégicamente.  

Será importante establecer el dialogo entre los actores gubernamentales y vecinales, incentivando también la participación vecinal - distrital, además de instrumentos de retroalimentación, que verifiquen permanentemente el cumplimiento de objetivos trazados por el Plan Estratégico de Desarrollo Municipal (PDM): el mejoramiento de la calidad de vida.